Seis reflexiones después de la Fecha 3 de la Premier League.

Manchester United ha tenido un arranque de ensueño para la temporada.  Diez goles a favor, ninguno en contra con puntaje perfecto y el liderazgo en solitario de la Premier League.  Sus dos primeros rivales (West Ham United y Swansea) no ofrecieron mayor resistencia, pero el Leicester le hizo un buen partido, que se inclinó hacia los Diablos Rojos recién en los últimos veinte minutos.   Evidentemente no hay que adelantarse a formar ningún juicio cuando todavía faltan 35 partidos para que acabe la temporada, pero definitivamente se ve un equipo con una mucho mejor actitud y sobre todo agresividad y efectividad ofensiva, que es lo que faltó en gran parte la temporada pasada.  La inclusión de Matic y Lukaku ha sido determinante para arrancar de manera ideal una temporada, especialmente cuando tus principales rivales les está tomando tiempo arrancar.

De no haber sido por ese gol recibido el último minuto de su primer partido frente al Watford, el Liverpool estaría acompañando al Manchester United en la punta del torneo con puntaje perfecto.  Los de Klopp empezaron con algo de dudas, pero en la última fecha destrozaron al Arsenal en una demostración perfecta de buen fútbol de presión y con actuaciones excepcionales de Mané en el ataque y Mane en la defensa.  Si bien cabe resaltar a algunas individualidades lo mejor fue el juego de equipo de los Rojos, colocándolos como contendientes tempranos al título.   Arsenal vuelve a hundirse en una crisis institucional con un muy mal comienzo de temporada, que pudo haber sido peor si  no remontaba contra Leicester en la primera fecha.  Esta vez se vio un equipo que no solo tuvo problemas en la alienación y en el planteamiento táctico con jugadores fuera de posesión, sino que tampoco parecía tener alma ni ganas de pelear las pelotas divididas.  Deambularon por la cancha y fueron presa fácil de un equipo excelente que tuvo un gran día.  Mucho trabajo le espera a Wenger y a los dueños del club si quieren salvar algo de esta temporada.

El otro de los contendores al título que permanece invicto es el Manchester City al ganarle sobre la hora al Bournemouth.  Han sumado siete puntos, pero no está dejando buenas sensaciones, pues a rivales como los de este fin de semana debería poder ganarles claramente.  Es más, los primeros veinte minutos fueron sobrepasados por sus rivales, que no solo anotaron un gol, sino que le quitaron la posesión del balón, algo impensado contra un equipo de Guardiola.  Fueron sus individualidades quienes devolvieron la confianza y el buen juego cuando los dos Silva se pusieron a jugar, recuperando el balón y alimentando a sus delanteros.  Gabriel Jesus primero y Sterling en los minutos de descuento permitieron finalmente llevarse tres puntos de una visita complicada.  La sensación es que debe mejorar para no perder el ritmo frente a un United que parece imparable.  El próximo partido ante Liverpool en el Etihad será determinante para marcar los ánimos en esta etapa temprana de la Premier.

Chelsea empieza a olvidarse de su pésimo debut ante el Burnley y volvió a ganar con autoridad ante un Everton que no ofreció mucha resistencia, más allá de esfuerzos individuales de Wayne Rooney.  Dos goles españoles de Fábregas y Morata fueron suficiente en un partido donde nunca hubo duda de la superioridad de los Blues. Sin Hazard los Blues están sacando los puntos necesarios para no quedarse rezagados frente a los otros contendores al título.  El siguiente rival es el Leicester, que ha empezado jugando bien, aunque no con los resultados ideales porque le ha tocado contra tres de los cuatro favoritos en esta primera etapa de la Premier.

Uno de los candidatos de algunos a pelear por el título, el Tottenham, ha vuelto a dejar puntos en casa, empatando contra el sorprendente Burnley, que nuevamente le quemó la película a uno de los grandes.   Quedar a seis puntos del líder cuando se han jugado solo dos fechas no es lo más auspicioso para los de Pochettino, que en primer lugar debe sacarse el clavo psicológico de no poder ser exitosos en su local temporal, el mítico Wembley.  Esta vez fueron víctimas de su falta de efectividad, pues su goleador más confiable, Harry Kane, desperdició dos goles antes que Wood les anote el gol en el minuto 92.

Destacable es el hecho que Huddersfield, recién ascendido y con poco presupuesto, y el West Bromwich Albion sigan invictos y a dos puntos del líder después de estas tres fechas.  Estos puntos tempranos le pueden ser muy valiosos en el objetivo de salvar la categoría al final.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s